#iQ

Empiezo por celebrar la intención del Municipio de hacer una página en el sitio de la Agenda Digital, que permite registrar ideas (quitodigital.gob.ec) con el fin de generar inteligencia colectiva para trabajar por la ciudad. Apropiadamente nombrada, “ideas para Quito” y abreviada #iQ, la iniciativa hace un guiño a la colaboración en redes sociales, a la información compartida y a otros factores de creación de inteligencia colectiva, innovación social y desarrollo.
Me propuse probar la efectividad de la página. Hay algunas propuestas buenas, de gente que obviamente piensa en la ciudad y que tiene mucho qué aportar, pero no se sabe bien si son propuestas ciudadanas o municipales. Y ahí viene mi primera sugerencia: puede ser interesante para la construcción de inteligencia colectiva, que exista un foro abierto para discutir cada propuesta, y conocer datos del autor para poder ampliar la conversación. La clave de estas iniciativas está en la chispa que, en este caso, la pone el Municipio con esta página, y mantener la mira puesta en el desarrollo e implementación de las ideas que allí surjan. Se trata principalmente de cambiar el viejo paradigma de acaparar los procesos, y entrar en una dinámica de desarrollo en base a redes en la que no importa quién implemente las ideas, porque el beneficio es para todos, públicos y privados por igual.
Pero eso sería un mundo ideal sin pretenciones de beneficiarse políticamente de las ideas del resto. No nos mintamos.
Pero sigamos con la propuesta. Puse una idea, que se vincula con mi post anterior de la “Oficina de Mecánicos Urbanos” y que copio acá más abajo. Mi plan es ir monitoreando para constatar si existe alguna reacción o respuesta. Es un estudio muy elemental el del monitoreo, porque existe la posibilidad de que esa idea no tenga la suficiente fuerza y otras sí tengan seguimiento y reciban respuesta. Por cierto, entre los datos del proponente, me pareció algo intrusivo que pidan el número de cédula de identidad. Me suena peligrosamente a un banco de ideas con un nivel bajo de interactividad, aunque el dejar los datos sí podría resultar en un contacto para profundizar en la idea. Creo que habría infinitas oportunidades de crear inteligencia colectiva y desarrollar un ecosistema de innovación social con un sistema más 2.0, abierto y colaborativo. Mi propuesta fue colgada allí con la comprensión de que puede ser una contribución “gratuita” y ser interpretada e implementada “privadamente” al interior del Municipio, pero prefiero creer que la versión Beta de #iQ puede mejorarse y que es una puerta abierta a la colaboración público privada, y sigo pensando que es una gran idea.
La propuesta está registrada en el eje de “Quito productivo y solidario”, que me parece que puede ser más asertivo y llamarse Quito competitivo, tipo 10am del 5 de agosto de 2013. La página me llevó por unos cuantos recovecos, y finalmente la idea se publicó tres veces, con el texto final con un pequeño cambio, que es el que publico aquí abajo.

Más que productivo y solidario, que son condiciones directamente impulsadas desde lo público, Quito tiene un potencial inmenso en cuanto a emprendmiento e innovación a escala micro, que a veces se descuida y que ve su actividad entorpecida por procesos de administración que no contribuyen a maximizar la creatividad y la innovación posibles.
Yo propongo que se impulse una institucionalidad articuladora entre el municipio y las dinámicas creativas, emprendedoras e innovadoras de Quito, en la que se recojan las inquietudes ciudadanas relativas a procesos ineficientes, y que se encargue de evaluar esos procesos y plantear soluciones puntuales para facilitar el flujo de ideas e información. Este tipo de iniciativas ya funcionan en otros contextos, y se llaman “oficinas de mecánicos urbanos”, porque se dedican puntualmente a reparar procesos que entorpecen el desarrollo económico de la ciudad.

Actualizaré si hay alguna respuesta.

Advertisements

Comments are closed.

%d bloggers like this: