La ciudad en bancarrota

ImagenDetroit se acaba de declarar en bancarrota. Kevyn Orr, el administrador de emergencia designado por el gobernador del Estado de Michigan, inició hoy 18 de julio de 2013 el trámite de bancarrota que le permitirá liquidar los activos de la ciudad para honrar deudas con sus acreedores. Un recuento de este hecho complicado y sin precedentes aquí.

Las lecciones que deja Detroit no son pocas ni tienen poco valor. Las ciudades deben tomar muy en cuenta este momento crítico para una de las ciudades que fue símbolo del poderío de los Estados Unidos durante el siglo XX. A continuación tres lecciones que, a mi modo de ver, son las más valiosas y aplicables en medios como el nuestro:

1. La ciudad monofuncional no funciona. Detroit se centró en la industria automotriz, y basó su desarrollo en el predominio del carro por sobre todo el resto de modos de transporte. Una vez que las condiciones económicas empiezan a cambiar, Japón y después Korea y ahora China aniquilan la industria norteamericana por el peso y el costo excesivos, y la monofunción pasa a ser un lastre que la ciudad no puede dejar atrás, y la reinvención no está viniendo precisamente del gobierno, ni local ni estatal ni federal, sino de la capacidad de reacción, reinvención y resiliencia de los ciudadanos, sus iniciativas individuales y su inteligencia colectiva.

2. La economía de una ciudad tiene una escala, e intentar cambiarla de manera forzada, con megaproyectos y con un solo enfoque, solo puede traer problemas. Detroit tiene varios cientos de millas cuadradas de extensión, y su población, debido al problema de la monofunción, se ha reducido de casi 1’900.000 habitantes a poco menos de 700.00 habitantes en 50 años, dejando enormes áreas dilapidadas y una población diseminada en distancias inmensas, con costos altísimos, pobreza rampante y una base fiscal totalmente insuficiente. El boom del cluster automotriz de inicios del siglo XX alimentó un crecimiento urbano anómalo y violento (más o menos 300% en 20 años), basado en las distancias creadas por la facilidad de movilizarse en carro, y ese crecimiento desbocado está pasando factura.

3. Las consecuencias siguen siendo analizadas desde una óptica que problematiza las consecuencias. Es decir, que la mayoría de análisis atribuyen las penurias económicas de Detroit al declive de la población. Los condados aledaños, donde residen los estratos más privilegiados, incluso aprobaron una tasa específica para intentar salvar al museo de arte. La verdad, atribuir categoría de problemas a consecuencias causadas por acciones directas sobre el ámbito regulatorio principalmente, es fácil, pero esconde la fatal posibilidad de seguir ahondando los problemas con subsidios que se terminan, con fondos rotativos que se erosionan rápido o con megaproyectos mesiánicos como estadios de fútbol. La monofunción urbana, el crecimiento desbocado basado en el auto y una densidad e incidencia demasiado onerosa de los sindicatos automotrices pueden haber tenido algo que ver con el declive de la población, que no es más que una manifestación de que hacer negocios en Detroit dejó de ser atractivo, luego de haber sido el sitio de uno de los clusters de innovación más importantes entre los 1880s y los 1950s.

Lo interesante, según una investigación de Bruce Katz, del Brookings Institution, es el renacimiento. Detroit, a mi modo de ver, va a ser la historia de renacimiento urbana más paradigmática de las últimas décadas. Las pequeñas empresas que se están relocalizando allí, las intervenciones urbanas a escala individual o corporativa, que están rehabilitando el núcleo urbano y el Midtown, la iniciativa privada de desarrollo de un sistema de transporte masivo y algunos otros factores movidos por la suma de iniciativas individuales, indican que Detroit va a ser el ejemplo de una ciudad que crece de sus propias cenizas gracias a sus ciudadanos organizados.

Stay tuned y a aprender de las lecciones ajenas…

Anuncios
3 comentarios
  1. Brutal, pero dudo que acá se aprenda algo. A mi me da la impresión de que nuestras autoridades locales viven en el limbo y no llegan a ver la relación que existe entre otras sociedad y la nuestra, de tal manera que los errores ajenos no les sirve de ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: